Atención integral de nódulos quistes y tumores del cuello

ATENCIÓN INTEGRAL DE NÓDULOS, QUISTES Y TUMORES DEL CUELLO
_

El cuello es un área de anatomía compleja en la que muchas estructuras pueden estar alteradas por la presencia de tumores benignos, quistes y cánceres. Dada la gran cantidad de nervios, arterias, venas, vía aérea y digestiva, todas esenciales para la vida, la experiencia técnica es muy importante para conseguir resultados exitosos sin generar complicaciones. Las estructuras en el cuello que pueden afectarse por tumores benignos y malignos son las glándulas salivales, la glándula tiroides, las glándulas paratiroides, el cuerpo carotídeo y en todos estos casos, la cirugía representa la primera línea de tratamiento. En todas estas situaciones la experiencia y el conocimiento técnico son fundamentales para el éxito terapéutico minimizando las complicaciones. En cada una de estas cirugías hay nervios y arterias íntimamente relacionadas con estas estructuras que deben ser protegidas para minimizar el riesgo de desenlaces no deseados. Por ello, la experiencia y la formación de especialidad es fundamental. Así mismo, en el cuello pueden formarse quistes por problemas congénitos. Estos son los quistes del conducto tirogloso y los quistes de las hendiduras branquiales. En estos casos, la cirugía evita el desarrollo de infecciones severas, deformidades e incluso la transformación maligna. Finalmente, en el cuello hay una gran cantidad de nódulos linfáticos que, en ocasiones aumentan de tamaño y deben ser removidos para establecer un diagnóstico. En otros casos, los nódulos linfáticos malignos deben ser removidos en bloques, en cirugías de gran envergadura que se denominan disecciones radicales de cuello.